En el corazón de los Montes de Lacaune entre Castres y Albi, Jeunesse Lumière, retirados de la ciudad y en un marco de naturaleza donde todo lleva a la contemplación y a maravillarse.

El contacto con la naturaleza es una verdadera escuela de lo real, en tiempos donde lo virtual moldea